Sólo damos servicio en EXTREMADURA y ANDALUCÍA
Importante: Solo trabajamos en zonas de Extremadura (España)

Riesgos de la legionella para la salud: Causas, síntomas y curación

La legionella es una bacteria muy peligrosa para la salud que vive generalmente en ambientes de gran humedad y cierta temperatura. En estas condiciones, la bacteria se multiplica con gran rapidez. El problema surge cuando la bacteria circula por el ambiente a modo de aerosoles o gotas microscópicas que pueden ser inhaladas por las personas sin darse cuenta, pasando a sus pulmones, y ocasionando un riesgo elevado de generar la enfermedad de la legionelosis. De ahí la importancia de la prevención de legionella.

En ocasiones, la persona que padece la enfermedad puede no darse cuenta, al no desarrollar síntomas de importancia. El principal problema surge cuando la persona que contrae la legionelosis padece alguna otra enfermedad que puede verse seriamente agravada por la coexistencia de ambas. Por ello, la correcta limpieza y desinfección de todos los elementos que pueden contener la bacteria en un asunto fundamental desde el punto de vista de la salud pública.

Las principales instalaciones donde puede aparecer un brote de legionella son: torres de refrigeración y condensadores evaporativos, sistemas de agua caliente sanitaria, sistemas de agua climatizada, humidificadoras industriales, fuentes ornamentales, túneles de lavado, etc.

El periodo de incubación de la legionella (es decir, el tiempo que tardan en aparecer los primeros sintomas desde que se contrae) entre dos y diez días. En los primeros días, el enfermo puede sentirse especialmente débil y cansado. Los síntomas de la legionelosis pueden ser muy variados, en función las características de la enfermedad contraída, pudiendo ser entre otros: dolores articulares, cefalea, tos, fiebre, cansancio, diarreas, expectoración, etc. Según los síntomas que se tenga, puede ser confundida con una gripe, especialmente en personas jóvenes.

En cuanto al tratamiento, éste debe iniciarse en el momento que se tengan sospechas de padecerlo, ya que así los riesgos serán menores. Generalmente se utilizan antibióticos para tratar la legionella, y la duración del tratamiento si no hay complicaciones suele oscilar entre 7 y 10 días.

Como se puede comprobar en este post, los peligros de la legionella para nuestra salud son elevados. Por ello, desde GTSA te recomendamos que lleves un control estricto de la limpieza y desinfección de los equipos de refrigeración y aire acondicionado de tu hogar o tu negocio. Para ello en GTSA te ofrecemos nuestra amplia gama de servicios de prevención de legionella, realizados siempre por los mejores profesionales del sector. 

¡Llámanos al 648 04 12 85 o 924 95 46 64!

Consulta presupuesto o envía un Whatsapp

Tags :
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.